viernes, mayo 21, 2010

LOS SUFRIDORES

Los sufridores natos son aquellas personas que perdieron la habilidad de disfrutar de la mayoría de las vivencias diarias.
El sufridor no concibe un mundo feliz, no se lleva bien con nadie porque en realidad no se lleva bien consigo mismo, es el verdadero repetidor de historias.
No hablo de quien con el paso del tiempo abandona ciertas actitudes porque empiezan a carecer de sentido, la diversión de la adolescencia no gratifica en etapas diferentes de la vida y los juegos de la infancia ya no divierten en la edad adulta.
Los sufridores de pura cepa están sometidos a su propio sufrir, someten a sus iguales a su martirio diario y se transforman en personajes solitarios por el rechazo social al que se auto someten.

El sufridor en
La escuela.
Sabe de todos los temas del manual pero nunca lleva la tarea y no es porque se quede con sus amigos jugando en la plaza o la vereda, se quedo aburrido en su casa sufriendo su tarde marga, haciendo gritar a la madre que le impone penitecias que el mismo busca hasta el artazgo.
Se aleja de sus compañeros y pasa solo los recreos en penitencias de las que se hace merecedor gracias a su inquebrantable tenacidad.
La escuela no la disfrutan

En el secundario
Generalmente es el rey de los quilombos, siempre que hay ruido y corridas el esta, pero no disfruta de su trono, esta marcado, dejo su indeleble hueya en la escena del crimen y va a ser merecidamente capturado.No disfruta de su trono porque queda libre por faltas a mitad del segundo bimestre, porque sus bardos acumulan amonestaciones a diario y porque en casa sus padres lo maltratan a causa de su actitud de rebelde sin causa.
El secundario no lo disfrutan……

Acá nos detenemos en un punto importante.Generalmente estos personajes son esclavos de su propia crianza que viene acompañada de padres que poco se han ocupado de ellos o lo hicieron en forma desmedida .

En sus relaciones
se autoboicotean de forma sistematica. Sus eternas dudas, celos y continuos reproches hacia su pareja hacen de la vida un infierno.
Sus parejas lo intentan todo, o casi todo, si tienen una fuerte personalidad, los abandonan antes que el barco toque el fondo.
Tienen siempre la seguridad absoluta de que esta es la ultima vez pero una vez consumado el acto del casamiento se abocan a la tarea de destruir los mas altos valores que los unieron al ser que hoy odian.
Sus relaciones no las disfrutan……….

En el trabajo
Su personalidad quejosa los transforma en seres que deambulan por su ámbito laboral aburrido a sus compañeros con sus eternos lamentos sobre sus tarea mal paga, su trabajo anterior siempre fue mejor, cosa que repite a lo largo de su carrera laboral.
Poco a poco van bajando su rendimiento en todas las tareas a las que se abocan y así pasan de trabajo en trabajo, de queja en queja, de abandono o de despido.
No disfrutan de su trabajo

La crianza de sus hijos
Estos oscuros personajes depositan su resentimiento en la crianza de sus hijos, les entregan las peores enseñanzas que recibieron de sus propios padres, les hacen saber de pequeños que la vida es ingrata, que mas vale malo conocido, que las barbas en remojo, que la vida es muy dura y que mejor desistir de esa ilusion porque siempre hay alguien mejor para ese amor o ese puesto.
Tratan a sus hijos de estúpido y tarado desde muy chicos casi convencieldolos del tal condición y marcándolos a fuego para el resto de su vida.
No disfrutan de sus hijos.

En su separación
Hay dos caminos que recorren generalmente
Se debate en charlas consigo mismo que pasan de autoculparse por todas los males de la pareja hasta un odio viceral hacia su ex por haberla hecho infeliz.
De ahora en mas sabe que solo encontrara algo peor que lo que tuvo, se resignara a una eterna soltería o se casara lo mas rapido que pueda con quien sea con tal de no sentirse sola.
Este personaje rompe la regla …..disfruta de su separación por el sufrimiento que conlleva.

En su vejes
No disfruta de sus hijos ni sus nietos, generalmente los tiene lejos, muy lejos y no hablamos de distancias.
Es el vecino rompebolas por excelencia, no por sus ruidos ni sus costumbres obsenas, sino porque presenta quejas a todos los del consorcio(en edificio) cuadra si vive en casa.
Le molesta la alegría de los demás, sus risas, su diversión, sus fiestas, su buen vivir.
El ceño fruncido es su estandarte .
No disfruta su vejez.

2 comentarios:

Pepi dijo...

y qué peor sufridor que aquel que no es consciente de que esta sufriendo?


buenisimo!

fabi dijo...

Tema complejito tocaste...

cómo un otro que los observa, un otro disfrutador, si se quiere, qué se hace al respecto? se los vé hundirse en su propio océano de amargura? o se les tiende una mano, un salvavidas?