miércoles, mayo 12, 2010

Los curadores

Personajes de toda talla y calaña recorren las calles de toda ciudad o pueblo, seres grises, extraños, reservados o luminosos.Nobleza obliga agregar que todos ellos tienen sus defectos y sus virtudes, el personaje que hoy nos ocupa es un ser claro, con un aura luminosa que lo rodea y deja una estela a su paso.
Estos son los curadores!
Ellos parecen gente común, llenos de defectos como cualquiera, con virtudes y miserias como todos nosotros, pero esconden algo, algo que la gran mayoría no puede reconocer, algo que los supera, algo que no saben manejar porque no tienen conciencia de su propio poder.
Los curadores están dentro de los niños en casi todos los casos, tal vez el aprendizaje de vivir los vaya reprimiendo de a poco, los contamine con los venenos diarios que de a poco nos hacen olvidar la esencia de lo primordial, lo que debería ser divino, lo natural, lo casi obvio.
Pero algunos al parecer conservan durante toda la vida esta energía, en ciertas personas es inalterable, la luz se esconde en algún lugar recóndito del no se sabe donde, y con pequeños chispasos aflora y convida, invade otras almas y las transforma, las llena de planteos, las revuelve sobre si mismas.
Es fácil reconocer a esta gente, su poder esta en la palabra mas simple, en esa mirada en silencio que dice todo lo que la lengua no es capaz de definir, esta en el primer amor de la novia, en el ultimo sacudon del amante enamorado, en los consejos de los viejos que no recuerdan que alguna vez sintieron cosas que jamas olvidarían.
Los curadores natos no usan túnicas, no avisan al llegar y raras veces se van una vez que entraron en nuestras vidas.
Los curadores lidian generalmente con sus propios demonios y muchos de ellos viven sus propias miserias con la alegría que acompaña a los locos, a los idiotas.
Los curadores no necesitan de universidades para aprender su oficio porque su poder no se alimenta de nada mas que de si mismo y el propio derrame o convite de su don los hace mas poderosos.
Y justamente su poder, reviste en el propio anonimato de su don, en decir lo que dicen sin entender la importancia de sus palabras, en no saber que llegan en ese momento, que para el otro es siempre el momento justo.

Mira a tu alrededor, revolve tu pasado, reconoce tu presente, ahí están ellos...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

y son parecidos a los curadores de cuadros!:tienen lo original en sus manos y no pretenden modificarlo solo curarlo.


hermosa reflexión y excelente esta parte
los viejos que no recuerdas cosas que alguna vez creyeron que jamas olvidarian.

Pepi que no recuerda su contraseña-

abrazo porteño! o abrazo, porteño!

Romina dijo...

Me encanto y también me sorprendió. No te conocía así, bah... en realidad casi ni te conozco, es cierto.
Los niños... curadores nobles y transmutadores de todo. En ellos y con ellos todo es posible y alegre.
A diario mi hija cura mis heridas, me recuerda la humildad, me dirige hacia lo natural y conquista mi corazon.
Mi Lluvia lava mis defectos y cura mi espiritu.
Un placer y mil gracias.

pela dijo...

Pepiiiiiii como no te acordas tu contraseña?
pepiiiiiii na

Romina que bueno que hayas entrado, voy a leer lo tuyo.