jueves, enero 08, 2009


Volvió a mentir, volvió a jurar que solo la verdad los salvaría y volvió a mentir.
Volvió a preguntar,no para saber, lo hizo para sufrir, para revolver la espesa sopa del caldero de la duda, del resentimiento, del dolor.
Volvió a no saber, volvió a no saber si quería, volvió a no saber si iba a poder, si lo soportaría.
Volvió al resentimiento, a la culpa ajena sin aceptar la propia, volvió al principio del fin, a auto flagelarse en nombre de otro, llena de odio y casi sin conocerlo, con el discurso del amor.
Volvió a mirar solo lo que quería ver, volvió a la sombra temerosa, temerosa por no entender la luz.
Volvió a arrancar las hojas de los libros que escribieron otros, a cargar la pesada mochila en hombros ajenos solo por creer que así andaría mas liviana. Ojala hoy, ande liviana.
Ojala que ahora pasen los temblores y la niña pueda volar.

2 comentarios:

cielito dijo...

es una historia triste ?

pela dijo...

Si aprende a volar no, y si es con el, la tristeza se transforma en alegria.